Nuevo Porsche 911 (991)

0
684

El pasado 15 de Septiembre, aprovechando la 64a edición del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, Porsche presentó el nuevo 911. La denominación 991 llega con muchos cambios importantes tal y como sucedió con la denominación 996 en el año 1998 (la primera que usó motores refrigerados por agua abandonando definitivamente los air cooled).
En este caso, el hijo pródigo de Porsche, ha modificado completamente su carrocería, ha mejorado sus consumos, emisiones y prestaciones y ha “crecido” unos centímetros para finalmente poder adelgazar unos kilos más. Pero vamos a empezar por el principio…

 

A medianos de Julio, Porsche empezaba a soltar un poco de información de su nuevo 911, el denominado 991. Se estaban realizando ya las últimas pruebas de validación y circulación y el modelo ya estaba casi al 100% definido. Quedaban solamente algunos pequeños detalles por pulir.  Se trataba pues de testarlo en condiciones más extremas. El sitio escogido por la marca de Stuttgart fueron las carreteras de Sudáfrica donde encuentran diferentes situaciones de conducción, desde el tráfico más intenso de las cercanías de una ciudad como Ciudad del Cabo hasta las rápidas y sinuosas carreteras de montaña. Todo esto con unas condiciones climáticas muy secas y de mucho, muchísimo polvo.

El proyecto del 991 hacía tiempo que había empezado. A medianos de 2007, August Achleitner había sido elegido como el máximo responsable para el desarrollo del nuevo 911. Fijaros que, en la fecha de la que hablamos, no había sido todavía presentado ni el restyling del 997. En el proyecto participaron casi 800 personas.

 

Se construyeron 55 prototipos, todos ellos con el mayor número de extras posibles y con las características más complejas. Seguidamente, se fabricaron 40 unidades de preserie para validación y testeo interno.

Una de las decisiones más importantes que tomó el equipo de diseño fue la creación de la nueva plataforma para la carrocería. Gana 100mm en la batalla y está creada a partir de una mezcla entre acero y aluminio. Esto comporta directamente una gran mejora en la estabilidad y la rigidez del conjunto y un ahorro de peso considerable.

Teniendo como punto de partida la segunda generación del 997, el 991 utilizará los motores Boxer flat-six (me encanta esta palabra) con inyección directa y con el cambio PDK opcional. Pero el nuevo Carrera sufrirá una rebaja de la cilindrada de su motor para pasar a un 3,4l. Con esto, se consigue un motor más ligero y más despierto y con algunos reajustes más en la fabricación de la admisión se consigue un motor de 350 cv (5 cv más que el motor 3,6 anterior). El Carrera S montará un motor 3,8 de 400 cv, 15 cv más que la actual generación, gracias a los reajustes que hemos comentado. Y esto nos lleva hasta los consumos. Porsche ha hecho un esfuerzo muy grande en este sentido y ha conseguido unos consumos que me recuerdan a muchos “utilitarios”. 8,2l/100km y menos de 200g/km de CO2 son unos números increíbles.

Por otro lado, y como os comentaba antes, Porsche utilizará la caja de cambios automática PDK (por fin eliminaran los botones para usar levas) y curiosamente, ha desarrollado una nueva caja de cambios manual de 7 velocidades. Os preguntareis, como meter 7a? Aquí tenéis el video explicativo, aunque estoy seguro, que al igual que pasa actualmente, el 90% de los 911 que se venderán serán con el cambio automático.

 

Finalmente, uno de los puntos que considero más delicados de los grandes cambios realizados en el nuevo 991 es la dirección. La dirección que monta el 991 es electro-mecánica (en el 997 era hidráulica) y esto a priori supone un posible cambio bastante radical en el comportamiento del coche y por lo tanto, en una considerable pérdida del marcado carácter “todoatrás” que tenía desde su nacimiento el 911. Dejaré mi opinión definitiva de este nuevo sistema de dirección hasta que no pruebe el coche.

En cuanto al interior, hay también varios cambios importantes. En primer lugar, y gracias al aumento de la batalla del vehículo, las plazas traseras son más amplias y más cómodas. Otro cambio importante lo encontramos en la consola central. Inspirada en el Carrera GT y siguiendo los pasos del Panamera, la consola central del nuevo 911 gana en altura y coloca el cambio de marchas y los mandos más cerca del conductor, dando también una imagen mucho más deportiva que la clásica que teníamos hasta ahora.

Finalmente, quisiera hacer especial hincapié en un aspecto que habitualmente pasa desapercibido y donde personalmente creía que Porsche debía centrarse un poco más que es en el apartado de los extras. Otras marcas menos premium o, mejor dicho, menos lujosas, como Audi, tenían grandes acuerdos con importantes marcas de audio como Bang&Olufsen. Porsche seguía trabajando con Bosé, que no es para nada, una mala marca, pero que no tiene ni la calidad ni el caché de una marca como Bang&Olufsen. Este año, y con el nuevo 911, Porsche ha presentado un acuerdo con Burmester para el audio que esperemos se traslade también a sus otros hermanos de gama. El techo solar es otro de los extras que debían mejorar y que lo ha hecho. Otro extra que considero importante, y mucho más para los clientes más urbanitas, es la suspensión neumática que le han puesto a la parte frontal. Esto nos permite poder entrar el vehículo a la gran mayoría de edificios donde, hasta ahora, el 911 rascaba y rompía más de un corazón.Chapeau por Porsche que cuida hasta el más mínimo detalle.

En cuanto a precios el nuevo Carrera costará 99.393€ y el Carrera S ascenderá hasta los 115.456€. Os dejo a continuación algunas imágenes de la séptima generación del deportivo por excelencia: el 911.